Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

viernes, 22 de abril de 2005

Construyendo castillos de arena

Construyendo castillos de arena, intento mezclarla con cemento y que no se rompa nunca. Pero es inútil. Cada vez que termino un piso viene una ola de agua que se lo lleva, que se lo lleva.
O si no... cuando casi he terminado mi lindo castillo, se seca y el viento lo vuela, lo vuela.
Vuelvo a construir y me empeño en mi lucha contra la naturaleza... me pregunto si la arena estará acostumbrada a ser destrozada una y otra vez por esta. Iluso vuelvo a la faena pero el sol castiga y no queda más remedio que meterse en el agua... me uno a la naturaleza después de mi lucha, al fin y al cabo me encuentro en casa y me pregunto porqué no dejé antes de construir los castillos, de luchar contra ella, ni me deje de nadar a contramarea cuando las olas el viento y el sol me llevan siempre a donde quieran.

No hay comentarios: