Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

lunes, 18 de abril de 2005

+ Divertigo

Vuelvo al revuelto de la semana donde nada para donde todo sigue en la misma dirección que como dije, no es la equivocada. Tengo que aprender a apreciar las cosas buenas. Aunque sigo ronco por este ritmo transformado en algoritmo. Doce horas de trabajo igual son muchas pero me quejo porque es mi naturaleza, soy quejica, y trabaje 2 ó 10 siempre me quejaré. Aún así no me cambio por ninguno y el placer de no pensar en qué hacer sino simplemente dejarte llevar moviendo un poco la quilla para seguir por el camino...
ya remé y remé y remé para ahora no tener que remar más sino dejarme llevar por el impulso acumulado... woah ¡que tobogán!, ¡que sube y baja! ¡Que intensidad!. Es esta la vida que pretendía y aunque aún se ensucia por detalles que dan dinero todo va por buen camino. Quien diría que escribí lo que escribí sin saber de la alegría que tuve al siguiente día, en un titular de periódico. Como dice una canción con la me gusta soñar... "aunque a veces me contradiga esta es la vida que yo elegí que más podemos decir, nosotros somos así."
P.D: esta etapa existencialista me llevará a algo un poco más ingenioso, espero, pero al fin y al cabo es mi blog y escribo lo que quiero ¿no? :)

1 comentario:

Glube dijo...

¿Estás seguro de que en tu blog escribes lo que quieres? Yo no.
Saludos.