Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

miércoles, 31 de agosto de 2005

Tacones por la ventana

Por un lado los tacones, por el otro el resto del zapato.
Parecen pequeñas macetitas en las que podría estar plantado ese rojiverde molinillo de viento que cuelga por la larga ,como todas,tubería.
Me deslizé por ella hasta llegar al cielo donde la tranquilidad aportaba cierta felicidad. Me eché a dormir y soñé que me deslizaba por la tubería y volvía al otro lado de la ventana, al de los tacones, a aquel cuarto que, de alguna manera, aportaba cierta felicidad.

No hay comentarios: