Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

miércoles, 17 de octubre de 2007

La perseverancia del inconstante.

Veo blogs que abren y cierran, vidas que uno ve pasar a mejor o peor vida, despedidas que tienen lugar cada vez más a menudo.
Yo soy inconstante. Hace mucho que no escribo por aquí nada especialmente interesante, nada que al menos interese a una minoría mínima. Sin embargo, este es mi lugar. Lo empecé hace ya unos años y estoy dispuesto a mantenerlo por mucho tiempo aunque igual como a otros mi vida me dirija a otro lugar ciberespecial o simplemente diferente.
Por supuesto llegará un día en el que de repente haya que pagar por esto o alguna situación parecida y habrá que desistir de este lugar, de mi rinconcito particular, pero espero hasta entonces seguir por aquí autoescribiéndome, porque aunque reciba alguna que otra visita inconstante esto al fin y al cabo a quien le interesa es a mí.
Si no haría un blog comercial con cosas que le gusten a todo dios, con fotos populares y textos populistas, con publicidad a saco para intentar sacar algún dinero, pero no... mi llave de hielo, curiosamente no se derrite, por mucho que gotee, por poco que postee, aunque youtube se haga de pago, aunque los links a otras cosas se vuelvan obsoletos, seguiré aquí... perseverante en mi mundo, en el que creo en el que puedo crear.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buenas tardes llave de hielo. ¿alguna vez me explicarás eso de llave de hielo?. Sólo quiero que sepas que yo creo en ti, eres genial como tus palabras, eres el amigo constante, el letrero que siempre está encendido, eres quien nunca después de 10 años, ha querido decepcionarme, el que escribió cartas que yo leí y respondí cuando no importaban los recuerdos, cuando decir te quiero a un amigo era gratuito, cuando los sentimientos no costaban nada. Tu aún eres así, aún tus sentimientos se dejan balancear por el viento a gritos. Tu sabes como soy, aunque yo ya no grite, porque sabes decirme que estoy loca y que aún todo me hace sufrir y eso me recuerda quién era y lo que todavía soy. Por eso, siempre visito tu rincón en el que espero que seas feliz para siempre, en el ciberespacio y en el real tb.
Kity