Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

domingo, 2 de diciembre de 2007

Cuando las palabras contradicen a los hechos

Cuanta energía ahorraríamos, cuantos dolores de cabeza... qué fácil sería ser lo que se dice y no lo que se hace.

No hay comentarios: