Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

domingo, 16 de diciembre de 2007

Poemario 8. Hasta siempre

Después de la larga charla en la que él confesó que seguría toda su vida enamorándose una y otra vez de la misma mujer, ella, se despidieron con un fuerte abrazo y un "llámame"
sabiendo ambos que el teléfono no sonaría hasta pasado un tiempo

¿1999-2000?

No hay comentarios: