Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

miércoles, 30 de enero de 2008

De mi propia medicina

Bebo de mi propia medicina
no está buena, no
llega a ser un poco alucinógena.
Creo que debo cambiar de farmacéutico.
Pero dame un poco más, déjame darte un poco más...
que estoy enganchado, que tengo mono.

No hay comentarios: