Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

jueves, 10 de enero de 2008

Para que la vida te sonría

Para que la vida te sonría, hay que mandarle primero una sonrisa nuestra, de oreja a oreja.

No hay comentarios: