Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

miércoles, 2 de enero de 2008

Poemario 18: Imperfecta felicidad

Ahora que sé que la vida perfecta no existe,
que la felicidad eterna -esa que Benedetti llama FELICIDAD con mayúsculas-
a todos se nos resiste,
quiero vivir mi vida imperfecta contigo.
Con sus trenes, sus vaivenes, sus dudas y sus rutinas.
Con sus defectos, los míos y los tuyos, esperando que juntos no sean demasiados.
Quiero probar la imperfección de nuestra vida cogido de tu mano.

Ver como esos sueños y anhelos que de golpe se desvanecen
se transforman a tu lado en realidades no tan utópicas.
Beber de nuestra imperfección,
probar contigo a vivir eternamente ese cuento tan bonito en el papel,
que cuando se vive en propias carnes no es tal cuento,
igual quiero seguir contándotelo cada noche
para poder comprobar que, en nuestra dulce imperfecta felicidad,
sigues volando a mi lado.

No hay comentarios: