Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

jueves, 2 de octubre de 2008

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ey, aqui tienes un millón de polvitos -de los mágicos de verdad- mágicos para crecer uno centímetros. Pídemelos y te los doy sin problema. Anda haz el favor de levantar la ceja.
Muaks