Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

martes, 17 de marzo de 2009

No sé...

Ando ciego y no sé
si voy lento como las tortugas
o pa' tras como los cangrejos.
Supongo que lo sabré cuando llegue.

Poemario 36: Touché.

Porque nunca te podré olvidar
nunca te podré perdonar.
Fuiste las dos caras de la moneda, de la moneda trucada.
Lo mejor y lo peor de esa vida que ya no tengo.
Me recordaste que no siempre se consigue lo que se quiere,
que los soñadores no somos más que soñadores,
que somos tan o incluso más vulnerables que el resto de los mortales.
Touché.

P.D: No sé si es aún la daga o su reflejo en la herida pero ssshhh...
Escuece

miércoles, 4 de marzo de 2009

Siete japos en el ajo.

Me gustó, se me metió en la cabeza, no sé una estupidez como otras tantas pero me gusta este título. Si tuviera un grupo de música lo llamaría así :)