Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

domingo, 10 de mayo de 2009

Me echaba de menos

- Me echaba de menos.
- Sí, no me había dado cuenta, pero yo también.
- Yo también.
- Y yo!
- Y yo!
- Bueno igual yo no tanto, te podías quedar donde estabas.
- Jé... (silencio) ¿dónde estaba?...
- No sé
- Ni yo
- Ni yo
- Donde sea pero no vuelvas
- Ya veremos por lo pronto estoy aquí, que es lo que importa
- Te importará a tí.
- A mí también me importa
- Y a mí
- A tí no te importa una mierda...!
- Ya vale ¿no?

Y así mis diferentes lados se tiran horas y dias e igual con suerte toda una vida.

No hay comentarios: