Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

lunes, 29 de junio de 2009

Caen mis párpados sobre las teclas grises de este teclado y mi cabeza resbala del cuello al suelo.
Aún así, antes de acercarme a morir hasta mañana abrazándote, almohada, mi corazón se escapa un instante para contarte que sale el sol con arcoiris, pasó la lluvia de meteoritos y llueven ahora abrazos de colores que pintan, en el ecuador de los sueños, mis andares de violeta

No hay comentarios: