Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta