Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

martes, 9 de marzo de 2010

Poemario 44: Prefiero Ser

A diario pienso que no pienso demasiado, que la fuerza interior que aparento no es más que fachada mal estructurada, mal aguantada por unos pilares que sólo sostiene una ilusión difusa, dispersa y a veces algo traviesa.

Cuando las fuerzas de la ilusión flaquean, estos pilares que sostienen todo lo que me hace vivir se tambalean y se vuelven frágiles como el cristal y tal vez efímeros como lo son para la mayoría de los mortales.

Sin embargo esta pasión es la gasolina que alimenta mi motor vital, mi corazón, para hacerme ser lo que soy para bien y para mal; vital, mortal y de alguna manera un poquito distinto que la mayoría de los mayores.

Aún así, a pesar de los continuos terremotos que sufre mi alma cuando se estanca, cuando no arranca, prefiero construir sobre los sueños, para los sueños que vivir a medias tintas pensando que tal vez pudiera y nunca fue, vivir ilusionado a pesar de las desilusiones constantes antes de no tener ilusión porque ando medio muerto porque alguna vez igual alguien, queriendo o sin querer, casi me mata y por ello me protejo matándome un poquito cada día más.

Prefiero un te amo y un te quiero jugándome la lágrima que tal vez sea a un no sé tal vez quizas puede que mañana.

Prefiero la vida, prefiero ser.

No hay comentarios: