Se me derrite en la mano, cada vez que intento abrir alguna puerta

jueves, 4 de noviembre de 2010

Dar felicidad, dar felicidad, dar felicidad...

A mí no me programaron para hacer sufrir.